Mitzy habla del vestido de novia de Thalia (Vivelo Hoy)

Por Gisela Orozco. El hambre y la necesidad son el detonante para la sobrevivencia de cualquier ser humano. En el caso de Mitzy, el diseñador mexicano y conocido como “el diseñador de las estrellas”, fueron las responsables de que creara su primer vestido, hace más de 40 años.

El nombre de pila que le dio su madre es Cebedeo. Él optó por cambiarlo y ante el registro y todos los documentos legales, es Jorge García Cárdenas. En el mundo de la moda, es Mitzy. Un provinciano hijo de campesinos originario de Pueblo Viejo, Michoacán, emigró a los 14 años a “la capital” mexicana luego de pasar pobreza en sus primeros años de infancia. El pasado 24 de noviembre, Mitzy de 58 años, recibió un homenaje de parte de la Federación de Michoacanos en Illinois por sus 40 años de trayectoria.

“Han sido 40 años de trayectoria que no han sido fáciles. Son 40 años de sobrevivencia. Vengo de muy abajo, de la nada y la nada es algo. Crecí sin padre -fue asesinado-, con una madre que que no tenía nada más que darnos que mucho amor”, aseguró en entrevista con HOY.

Sueños de vodevil, chaquira y popotillo

Una noche antes del homenaje, se dio esta charla. Sentado tranquilamente tomándose un café en el todavía no inaugurado oficialmente restaurante “Tacos Tequilas” de Jorge Manzano y Jorge Alberto Pizaña ubicado el barrio de Avondale, Mitzy entre tacos, café, tequila y totopos contaba simpáticas y reveladoras anécdotas de sus clientas famosas más famosas: María Félix “la Doña”, Verónica Castro y Thalía. “Deberías escribir un libro. Qué digo uno, necesitas dos. Uno de todas tus anécdotas, de tus vivencias y otro que sea más visual, de tus diseños más famosos”, le comento en un momento de la charla.

“Esos momentos íntimos prefiero quedármelos. Lo que viví con ‘la Doña’, con Vero, con Thalía, porque son cosas muy de amigos, ellas me dieron su amistad, no podría hacerlo. Pero sí quisiera hacer un libro, y quiero que lo haga Mara Patricia Castañeda”,agregó Mitzy, refiriéndose a la periodista mexicana coordinadora de Televisa Espectáculos, y además nuera de Vicente Fernández. Lo que contó en esa charla de sobremesa, se reserva y queda “off the record” (que no debe de hacerse público), por petición suya. Aunque fue la que más se disfrutó. En la conversación permitida, Mitzy recordó sus inicios como diseñador.

A su llegada a la capital, el chico de provincia quedó deslumbrado por las luces de la gran ciudad. “Fue como llegar a la luna. Todo era nuevo y extraño. Por eso sé lo que es emigrar, vivir el racismo en tu propio país, vivir en la calle, sufrir violaciones. Eso me sirvió para ser fuerte, valiente. Dios me estaba preparando para lo que me esperaba, eso fue sólo el principio”, comentó. Sin un oficio aprendido ni estudios, a la hora de buscar trabajo, Mitzy no podía ni siquiera dar una carta de recomendación. Cayó en el alcoholismo, desconoció los límites de lo que puede para unos ser la dignidad del ser humano. Parecía que se hundía.

En la calle y sufriendo las mismas cosas que él, conoció al campechano Francisco García Escalante, que comenzaba sus pininos como travesti en espectáculos nocturnos. Se hicieron amigos y sin saber nada de diseño, Mitzy hizo su primer vestido a áquel que conocemos como “Francis, el travesti de México” y que falleciera en 2007.

“Ya te imaginarás cómo me quedó (ese primer vestido). Le dije a Francis ‘ponte las manos acá (en el pecho)’. Le puse un vestido. ¡Me quedó chueco, fruncido! (risas). Pero como soy listo, todo mal hecho, todos los defectos los cubrí con piedras y quedó bonito. luego del show, me comentó que le habían querido comprar el vestido y no lo vendió. Le dije ‘¡Ay Francis! ¿por qué no lo vendiste? ¡Con eso hubiéramos podido comer y te hacía uno más bonito! (risas). Él me dijo: ‘Haz uno más bonito y te lo vendo’. Así empezamos”, recuerda.

Los amigos comenzaron a triunfar. Francis como imitador de las grandes divas del espectáculo y la canción, y Mitzy, primero como su diseñador personal. “Con Francis aprendí muchas cosas. Él siempre decía; ‘Verás que vamos a ser ricos y famosos’. Yo le decía: ‘Francis, ya cámbiale. Mejor di que no seremos ni pobres ni ignorantes. Pero con sus palabras, Francis profetizó lo que nos sucedería”.

Los amigos sufrieron humillaciones, vejaciones. Infinidad de cosas terribles. Eso los unió.

Las conexiones de Francis con el mundo del espectáculo y espectáculos de vodevil, llevaron a Mitzy a conocer a su primer clienta famosa, la actriz y vedette mexicana de origen yugoslavo Sasha Montenegro (viuda del ex presidente mexicano José López Portillo). Sasha lo presentó con el productor de cine Guillermo Calderón.

Era el México de los años 70 y Calderón, uno de los últimos productores del cine de la época de oro del cine mexicano con vida y quien se aventuró a realizar filmes polémicos como “El vampiro y el sexo” (1968), -la versión para adultos de la película “Santo y el tesoro de Drácula”, protagonizada por el luchador e ícono Santo el Enmascarado de Plata y Aldo Monti-, también fue de los pioneros en crear el cine de vodevil, mejor conocido como el cine de ficheras, películas de bajo presupuesto, contenido cómico-erótico y que hizo estrellas a figuras como la propia Montenegro, Isela Vega, Jorge Rivero, Andrés García, Lyn May, Angélica Chaín y Rafael Inclán. Los atuendos de las vedettes de los filmes en sus números musicales, fueron creación de Mitzy.

Y llegó ‘Vero’

Todavía sin lograr de lleno la fama, Mitzy conoció a una aspirante a actriz que también vivía una época de vacas flacas: Verónica Castro.

“A Vero la conocí durante la obra ‘Coqueluche’ que protagonizaba. Luego vino la telenovela ‘Los ricos también lloran’ (1979-1980). Ella me llevó a Televisa, eran los tiempos de los contratos de exclusividad y mucha plata. Eso nos llevó a triunfar. Luego vino poder vestir a Rocío Dúrcal, Rocío Jurado, Lupita D’Alessio, tantas estrellas. Fue entonces que conocí a ‘La Doña’ y a Thalía”, recuerda de esos días de derroche.

Con el triunfo y la fama, vino una ruptura con su mejor amigo. “Francis de repente me dijo: ‘hasta aquí llegamos. Ahora somos enemigos’, (suspira) sí fue algo doloroso porque yo lo quise como un hermano pequeño que me tocaba cuidar, llegamos un día a triunfar, él como travesti, yo como diseñador. Tiempo después nos reconciliamos, era más grande la amistad que cualquier tontería. Yo disfrutaba su triunfo, él los míos. Francis como travesti, abrió muchas puertas”, afirma.

El vestido de novia Thalía

A 13 años de la boda de Thalía con el empresario Tommy Mottola -ocurrió el 2 de diciembre de 2000-, no se puede evitar recordar su majestuoso -para algunos excesivo- vestido de novia, creación de Mitzy. Pesa 70 kilos, más de 15 kilos eran sólo de pedrería y tenía más de 10 metros de cauda. Se hizo con seda, raso y tul importados de Francia y Alemania. Los bordados se hicieron a mano con 200 carretes de hilos de placa, tenía chaquira de cristal de murano y pedrería austríaca. Llevó 18 meses confeccionarlo. Mitzy recuerda por qué fue él elegido por la cantante y actriz mexicana para confeccionarle su atuendo de novia.

“Tommy Mottola tenía compromisos con Armani, que es su diseñador, con Christian Dior. Thalía dijo: ‘No. Mi vestido no me lo hace otro que mi amigo, mi hermano, Mitzy’. Yo le decía: ‘Híjole Thalía, entre Christian Dior y Mitzy hay mucha diferencia’”, recuerda. Pero la diva mexicana fue tajante y firme en su decisión, tenía sus motivos, y según Mitzy, esto le respondió: “Ellos no lo harán con el amor que tú lo harías”. En aquél entonces ni Thalía ni mucho menos Mitzy, sabrían a dónde los llevaría el vestido y la fama y reconocimiento que el diseñador obtendría. 

“El vestido de novia de Thalía me dio fama internacional y hasta la fecha sigo trabajando con ella. Tengo que verla en Querétaro porque estoy preparando su ropa para el Teletón (ocurrido el pasado fin de semana). Mi amistad con ella sigue. La amo como mi hermana que es y se lo agradezco porque nuestra amistad perdura sobre todas las cosas”, asegura.

Mitzy para Quinceañeras

Luego de la apertura de su boutique en Rodeo Drive en Beverly Hills, California, Mitzy se ha aventurado a “entrarle” al mayoreo, al lanzar este año su línea de vestidos para quinceañeras.

“Es un mercado muy interesante, de mucho dinero, un mercado que de verdad, te lo digo, que a nosotros los mexicanos nos lo han quitado los chinos. Ellos no saben ni de qué se trata. Llego (a ese nicho) y voy a recuperar lo que es mío, es mi gente, es mi raza, son nuestras tradiciones y nadie nos la van a quitar, voy a luchar por eso, para recuperar el terreno”, defendió. En Chicago cuenta con algunos distribuidores, pero la línea se muestra además en su página de la red social de Facebook y promoviéndola con un segmento en el programa “HOY” de Televisa.

Sus vestidos de quinceañera, dice, tienen ese mismo amor que el que le hizo a Thalía para su boda. “Sé que con ese vestido, ingreso a una familia. Que las madres me permiten crearle un vestido especial a sus hijas que son lo más preciado. Y pase lo que pase en su vida, esas jovencitas siempre se acordarán de su vestido de quinceañera, de qué color era, cómo era”, destaca. Mitzy dice, ahora en su fe cristiana, que sus vestidos son obras de amor.

Fuente: Vivelo Hoy

Posted on December 3, 2013, in Articles, Photos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: